La geometría de la bicicleta gravel

Te contamos al detalle todos los parámetros de la geometría que definen el carácter de una bicicleta gravel.

Contenido


Conocer la geometría de la bicicleta gravel nos va a permitir al momento de encarar un proyecto gravel, sea la compra o la construcción, conocer el carácter final de la misma. Es por eso que cuestionarse desde un principio para qué voy a usar la bicicleta es la pregunta clave que hay que hacerse.

En base a esta pregunta vamos a tener que considerar diferentes parámetros que afectarán la forma de nuestro cuadro y que finalmente nos darán el carácter de nuestra bicicleta.

Toda bicicleta tiene una geometría específica, pensada y desarrollada en función de su uso. Después uno puede experimentar y someterla a lugares y formas para las que no fue proyectada.

Para poder entender el carácter que va a tener la bicicleta tenemos que analizar los parámetros que la definen y que hacen a su geometría.

La geometría del cuadro de la bicicleta

Muchas veces solo tenemos en cuenta el material del que está construida o el color de nuestra bicicleta prestando poca o nada de atención a la geometría. Dependiendo de los ángulos que unen los tubos de nuestro cuadro y la largura de estos tubos, nos diferenciarán de una bicicleta de otra, ya sean en el manejo y confort de nuestra bicicleta o el talle de esta.

Cuando hablamos de geometría de la bicicleta nos referimos a los ángulos y medidas que conforman nuestro cuadro. Hay grandes diferencias entre la geometría de una bici mtb y la de una de descenso, o entre la de una bici de ruta y la de una gran fondo.

El cuadro de la bicicleta se compone principalmente de dos triángulos. El triángulo delantero, que define el talle de la bicicleta, y es el que determina que la bici sea apropiada a la altura del ciclista. El triángulo trasero va a definir la agresividad, y cualquier modificación en esta sección va a afectar la velocidad y la estabilidad.

Estructura triangula
Conformación estructura triangular

La geometría determina completamente el comportamiento de una bici y la mayoría de sus parámetros están relacionados entre sí. Los fabricantes buscan el equilibrio para conseguir el diseño más eficiente, en función del tipo de bici y el uso que le vayamos a dar.

A continuación te mostramos los parámetros más importantes para que sepas cómo armar una bicicleta gravel y que te van a ayudar también a definir su carácter.

Los parámetros de la geometría del cuadro en las bicicletas grável

El ángulo de dirección

Se trata del ángulo del tubo de dirección con respecto a la horizontal.

El ángulo de dirección

Los ángulos suelen variar entre los 73º en bicis de ruta y los 63º de las de descenso. Un ángulo por encima de 70º hace que la bici:

  • Sea nerviosa y ágil, 
  • Sea reactiva en los cambios de dirección a baja velocidad, 
  • Se pegue bien al terreno en subidas,
  • Permita rodar más rápido. 

Estos ángulos son propios de bicis de carretera en el rango superior de entre 72º y 73º, y entre 60º y 61º para las bicis de montaña de mtb. La tendencia actual en este tipo de bicis es hacia direcciones más lanzadas y ya es habitual ver ángulos de 69º. 

Por el contrario, un ángulo por debajo de los 68º hace que la horquilla vaya más lanzada y la rueda mas adelantada. Con esto se consigue mayor estabilidad en descensos rápidos y reduce la posibilidad de salir despedidos por encima de la bici al frenar de golpe. En las subidas, la rueda delantera recibe menos peso del ciclista y tiende a levantarse con facilidad y a perder contacto con el suelo.

Lo mejor a la hora de armar una bici gravel con mezclas de cuadros y horquillas provenientes de diferentes disciplinas, es mantener un ángulo de dirección de 73 grados y un offset entre 5,5 y 6,5 cm.

Si nos referimos al confort, una horquilla muy tirada para adelante amortiguará algo más las irregularidades del camino. Por el contrario una horquilla más vertical acortará la distancia entre ejes lo que nos hará la bicicleta más rápida y más dura.

El ángulo del tubo del asiento

El ángulo del tubo del asiento

Se trata del ángulo del eje del tubo del asiento con la horizontal, igual que antes, para que se entienda, 90º nos daría un tubo completamente vertical.

Este ángulo suele estar entre 72º y 74º y marca el retraso del asiento con respecto al eje de pedalier.

Un ángulo más cerrado del tubo de asiento retrasa la posición de pedaleo y el centro de gravedad, provocando mayor estabilidad en bajadas, pero menor agilidad y efectividad de pedaleo en terrenos llanos y subidas. Se carga más el peso sobre el eje trasero, reduciéndolo sobre el delantero.

Los ángulos más verticales los podemos encontrar en bicis de triatlón, donde prima el rendimiento y no se necesita una gran estabilidad, ya que los recorridos suelen ser poco técnicos. Los que corren en estas disciplinas suelen tener toda la configuración de la bicicleta adelantada.

Siempre podremos ajustar o compensar un ángulo inadecuado para nosotros eligiendo una vela recta o retrasada y adelantando o atrasando el asiento en sus rieles.

En resumen, estos dos ángulos se encargan de posicionar al ciclista sobre la bici. Hay que tener en cuenta que las bicicletas están diseñadas para no estar sentado de forma erguida. Si tenemos un tubo de asiento muy vertical, una posición muy erguida puede terminar en una lesión en la columna. Si la posición final es muy erguida hay que considerar un asiento ancho con suspensión (Serfas).

Un tubo vertical muy alto o muy bajo nos va a condicionar la rigidez de la bicicleta. Cuanto más bajo más rígido será el cuadro

La longitud de las vainas

La longitud de vainas del cuadro

Es la distancia entre el centro del eje de pedalier y el eje de la rueda trasera. Cuanto más corta sea la distancia más eficiente será la pedalada, menos energía se disipará, la cadena será más corta, la rueda trasera recibirá mayor carga de peso aumentando la tracción, y el cuadro será más rígido. 

Las medidas mínimas, como es lógico, las va a marcar el tamaño de la rueda y el posible balón de la cubierta que queramos llegar a colocar en la bici. 

Y si las vainas son más largas, lo que se consigue es mayor estabilidad bajando y más confort al amortiguar un poco más, porque se aumenta la distancia entre ejes. También obtendremos más espacio para meter ruedas de mayor diámetro. Como hemos dicho antes, todas las medidas y los ángulos están relacionados entre sí y unos afectan a otros.

Respecto a los tirantes, dependiendo de su tamaño, su forma y de dónde estén colocados sobre el tubo vertical nos darán más rigidez si están más arriba o menos rigidez si están más abajo.

La longitud del tubo horizontal

longitud del tubo horizontal

Se trata de la distancia entre el eje del tubo de dirección y el eje del tubo del asiento. Como antiguamente los tubos horizontales eran de verdad horizontales, no había duda alguna sobre esta medida.

Cuando llegó el sloping (inclinación del tubo horizontal), el tubo dejó de ser horizontal, y ¿cómo lo medimos entonces? con una medida virtual, que va desde la parte superior de la pipa de dirección, en horizontal hasta la proyección del eje del tubo del asiento.

Es una medida que cambia mucho la posición del ciclista sobre la bici. Antiguamente los cuadros venían con medidas más cuadradas, es decir si el tubo horizontal medía 51, el tubo vertical también medía 51. Esto determinaba la talla de los cuadros. Se los llamaba en geometría diseño cuadrado o estilo Bianchi. En la actualidad se tiene más en cuenta el tubo horizontal.

La distancia entre ejes

Distancia entre ejes

Como su nombre indica es la distancia entre los ejes de las ruedas, cuanto más larga sea obtendremos más estabilidad, pero será una bici más difícil de girar, menos reactiva y menos rígida. 

Por tanto, las bicis de descenso serán más largas que las de mtb, y en carretera las bicis escaladoras y de máximo rendimiento serán más cortas que las de gran fondo que buscan algo más de comodidad y estabilidad.

Esta medida resultará de la suma de otras, como la longitud de vainas, la longitud del tubo horizontal, el ángulo de dirección, o el avance de la horquilla que lo veremos más adelante.

La longitud de la pipa de dirección

Longitud de la pipa de dirección

Es la medida de la pipa de dirección que va a marcar la altura del manillar. Un buen ejemplo es la diferencia que se aprecia entre una bici de rendimiento y una de gran fondo, donde se busca una colocación de manillar más alta y por tanto una postura más cómoda y relajada. 

Siempre podemos modificar la altura del manillar cambiando la potencia o añadiendo o quitando arandelas de dirección. 

La altura del eje de pedalier

Altura del eje de pedalier

Es la distancia entre el centro del eje de pedalier y el suelo. La medida viene determinada por el tamaño de rueda de la bicicleta y la geometría del cuadro y está relacionado con el centro de masa del ciclista.

En las bicicletas el centro de masa coincide con el centro de gravedad en un punto concreto, el centro de la caja de pedalier. El cálculo del centro de gravedad del sistema bicicleta-ciclista en general depende de la configuración del ciclista, de la clase de bicicleta y del modo
de conducción (más o menos inclinado sobre el manillar). El CG suele ubicarse en el eje vertical de la bici, y sobre el tubo horizontal.

Cuanto mayor sea la altura del pedalier, mayor será el centro de masa del ciclista haciendo la bici menos estable, esta tiende a inclinarse más cuando se enfrenta a frenadas bruscas o pendientes pronunciadas. Sin embargo será mejor para evitar obstáculos, como piedras o ramas, y no solo por el eje de pedalier, sino también por los pedales ya que será más fácil tropezar con ellos cuando el terreno sea irregular.

Un eje más bajo hace que la bicicleta sea más ágil al girar. Al bajar el centro de masa del ciclista y el punto en el que el ciclista está conectado al cuadro, se reduce la cantidad de masa del ciclista a medida que la bicicleta se inclina hacia la curva. Como resultado, las bicicletas con alturas de pedalier más bajas son generalmente más fáciles de mover dentro y fuera de las curvas. La desventaja: aumenta las posibilidades de trabar los pedales o platos en el suelo.

Normalmente las bicis de mtb tendrán una altura de pedalier menor que las de descenso o enduro. Hay que tener en cuenta que cuando la suspensión de una bici se hunde también afecta a esta medida, y cuanto más recorrido tiene, mayor variación habrá.

La altura entre el centro de masa del ciclista y el centro de gravedad de la bicicleta sobre el suelo se llama momento de balanceo. Cuanto más larga sea esta distancia, más lenta será la bicicleta para cambiar la dirección de inclinación.

La caída de la caja de pedalier

Altura del eje de pedalier | Geometría de la  bicicleta

Influirá en la estabilidad de la bicicleta. Esta medida se refiere a la diferencia de altura entre el pedalier y la línea horizontal del eje de las ruedas. Este estándar ha cambiado con el tiempo, con factores como los neumáticos más grandes que juegan un papel importante.

El estándar en una bicicleta de ruta solía ser 70 mm. En parte para permitir más espacio libre en las esquinas, aunque podés manipular esto con bielas más cortas.

En bicicletas de ruta, la caída de la caja de pedalier será menor para aumentar la estabilidad, porque de esa manera, se está bajando su centro de gravedad.

Otros parámetros muy de moda de la geometría de una bicicleta 

Con los importantes cambios que ha habido en el diseño de los cuadros con respecto a la geometría tradicional, medidas clásicas como el tubo horizontal, o la talla, pasaron a ser virtuales.

Hoy día, con la aparición de geometría slooping y diferentes diseños según la modalidad, se impuso la necesidad de medir la altura y la longitud o alcance de los cuadros, de una manera independientes a otras medidas y ángulos que podrían afectarla.

Ya no se pueden tomar las medidas directamente sobre los tubos como se hacía antes, y para hacerlo tenemos que considerar proyecciones o líneas imaginarias que varían de unas marcas a otras.

Para tener alguna referencia estándar que nos permita comparar cuadros de cualquier marca y calcular el tamaño o la talla que nos corresponde, se han desarrollado dos nuevos conceptos.

Los parámetros STACK y REACH son los que vamos a tener en cuenta para saber cuál es nuestra TALLA. El resto de los parámetros que vimos antes los vamos a usar para saber cómo se COMPORTA ese cuadro incluso antes de habernos subido a la bicicleta.

El reach o alcance del cuadro

El reach o alcance del cuadro

Es la medida horizontal entre la línea vertical proyectada desde el centro del eje de pedalier y el centro de la pipa de dirección en su parte más alta. Esta medida condiciona la talla del cuadro. 

A mayor Reach el cuadro será más largo. Esta medida no se ve afectada por el sloping que tenga la bici o por el ángulo del tubo del asiento. No se tienen en cuenta porque estas medidas se pueden variar y ajustar con el desplazamiento del propio asiento o del tipo de vela: centrada o retrasada.

El stack o altura del cuadro

El stack o altura del cuadro

Es la distancia vertical entre el centro del eje de pedalier y la proyección horizontal de la parte más alta de la pipa de dirección. Nos da la altura real del cuadro, sin tener en cuenta la distancia al suelo del eje de pedalier, y también la altura mínima a la que vamos a poder situar el manillar. 

Dependiendo de esta medida, tendremos una posición más erguida o más aerodinámica en nuestra bicicleta. Si fallamos en la elección del talle de nuestra bicicleta podemos compensarlo con casquillos o por el contrario con grados hacia abajo de nuestra potencia.

El Stack y el Reach definen el carácter de la bici y nuestra posición sobre ella, aunque luego podamos hacer ajustes sobre la posición del manillar y del asiento. Deberíamos buscar una geometría que corresponda al tipo de bici o postura que necesitamos y que los ajustes posteriores no tengan que ser drásticos.

El offset y el trail

Dos conceptos poco conocidos, y que muchas veces se confunden. Estas dos medidas están íntimamente relacionadas.

El offset o avance de horquilla de la  bicicleta

El offset es el avance de la horquilla, es decir la distancia hacia delante a la que la horquilla posiciona el eje de la rueda delantera con respecto al eje de dirección. 

Trial o huella de la horquilla de la  bicicleta

El trail, o huella de la horquilla, es la distancia en horizontal desde el punto de apoyo de la rueda con el suelo, que coincidirá siempre con la vertical del eje de la rueda, y la proyección de la recta que representa el eje de la dirección hasta el suelo.

Al trail lo marca el ángulo de dirección de la horquilla, y su longitud. Se elige en función del tipo de bici, ángulos mayores y verticales para bicis de carretera y xc, y ángulos más lanzados para bicis de trail, enduro. 

El offset o avance de la horquilla se utiliza para reducir o aumentar el trail sin cambiar el ángulo de dirección. 

El trail define la conducción y la estabilidad direccional. Un mayor trail aporta más estabilidad a alta velocidad, pero menor maniobrabilidad en baja. Modificando esta medida con el offset se consiguen geometrías más equilibradas entre estabilidad y maniobrabilidad.

¿Y cómo se hace? Acortando el trail en las que tienen ángulos más lanzados y aumentándolo en las que tienen la dirección más vertical, siempre teniendo en cuenta que el offset actúa sobre el trail en modo inverso. Hay que tener en cuenta que el offset depende del diseño de la horquilla.

Resumiendo, 

Relación offset y trail en la bicicleta

A mayor Offset 

  • Reduce el trail
  • Aumenta la distancia entre ejes
  • Retrasa el centro de gravedad
  • Logra un mejor manejo de la rueda delantera
  • La bici es más nerviosa (ágil) a alta velocidad 
  • Tenemos menor sensación de seguridad en bajadas o terrenos muy inclinados

A menor Offset

  • Alarga el Trail, 
  • Mueve el centro de gravedad hacia adelante, 
  • Deposita mayor peso en la rueda delantera, 
  • Es menos ágil a baja velocidad
  • Es más estable a altas velocidades,
  • Se mejora la estabilidad en línea recta
  • Aumenta la sensación de seguridad en terrenos muy inclinados o escalones.

Hemos visto la incidencia que tienen todos estos conceptos, no te olvides que cada uno por separado no es determinante. Al final, el comportamiento de la bici depende del diseño del conjunto de su geometría completa y no sólo de una medida o un ángulo.

El proyecto de la bicicleta gravel

Entre la ruta, la montaña y el ciclocross surge esta “nueva” modalidad llamada gravel. Toma aspectos off road de las mtb y de rapidez de las de ruta. La bicicleta gravel no es una bicicleta de carretera pesada ni una de montaña sin suspensión. 

Puede parecerse a una ciclocross, pero hay que tener en cuenta que en la gravel importa la comodidad y no la competencia. Es una buena elección para quienes viajan sobre dos ruedas y realizan grandes distancias. El objetivo de este tipo de bicicleta es la versatilidad, disfrutar y darte mucha libertad.

El origen de la bicicleta gravel

El gravel ingresa al mercado como una práctica intermedia entre el todo terreno y la ruta. Toma muchas de las ideas de Salsa y de las originales de Surly sobre el concepto europeo de viaje.

En la Argentina se lo conoce hace pocos años. Con la idea de mover el circuito de ciclocross y, junto a la dificultad de conseguir cuadros para la práctica, es que se promueve la aparición de esta disciplina del ciclismo de aventura. 

Las marcas clásicas entran al gravel con bicicletas más cercanas a la de ciclocross que a la gravel viajera. Significa que están más cercanas a una bicicleta de carrera que a una bicicleta de viaje largo. 

Esto es bueno analizarlo, por ejemplo, cuando se decide comprar una bicicleta, ya que uno puede buscar velocidad o comodidad. Es ahí donde identificar el carácter de un cuadro es importante al momento de definirse por una marca u otra. 

Las todoterreno

Las todoterreno tienen aproximadamente 40 años de historia, las ruteras más de 100 y una forma ya casi definida, escrita de manual. Todos los ensayos ya se hicieron hace más de 70 años. En las todoterreno la tecnología está en constante desarrollo.

Las pruebas en las configuraciones decantan en una cantidad de modelos sobre un mismo concepto. Hoy los principios de diseño están orientados a modelos más técnicos, en contraste a los estilos más estilizados de años anteriores.  

En los 90, las todoterreno tenían los ángulos de dirección parecidos a los de las ruteras. Como ésto no aprovechaba las suspensiones, modificaron el ángulo para priorizar la amortiguación. Más tarde se pusieron nuevamente de moda las todoterreno rígidas, para tiempo después pasar a la doble amortiguación. 

Más allá de investigar las marcas comerciales para poder ver las tendencias en diseño, es bueno observar aquellas que se mueven fuera del circuito. Bastion es una marca exclusiva con propuestas innovadoras muy interesantes.

Muchas de las grandes marcas desarrollaron sus modelos gravel a partir de bicicletas de ciclocross. Es una bicicleta que tiende a ser más rápida y ágil, ya que aprovecha la maniobrabilidad sin tener en cuenta la carga. Por otro lado, están las netamente gravel como la Salsa. Con mucha experiencia en el ambiente viajero sus geometrías están pensadas específicamente teniendo en cuenta la carga. 

¿Para qué la vamos a usar? 

Es acá donde de nuevo nos tenemos que preguntar qué queremos hacer con la bicicleta. Si vamos a llevar carga para hacer largos paseos o vamos a recorrer terrenos técnicos en salidas más cortas.

Hoy el término gravel es super amplio. Podemos hacer un viaje rural de varios días, hacer una escapada o competir. Esto impacta directamente en la geometría. 

Si buscamos una bicicleta viajera, el concepto de una bici larga es el adecuado. Son bicicletas con distancias entre ejes bien separados y con una estabilidad excelente. La podés cargar con todo tipo de alforjas y bolsos y ver cómo la bicicleta sigue derecha. Está pensada para ser estable, pedalear dias y dias sin que tus brazos se cansen. 

En cambio, si buscás una alternativa más del rural o del todoterreno te podes acercar más al concepto del ciclocross. Es una bicicleta más corta, dura y también más difícil de manejar. 

Una decisión personal

A la hora de elegir una gravel la decisión es muy personal. Entre un modelo u otro, podemos encontrar muchas diferencias, por ejemplo en las posiciones de manejo.

Hay bicis más cicloturistas, con una posición más erguida, otras más intermedias en el mismo talle, y bicis más agresivas con perfiles CX. Vengas del mtb o de la ruta, vas a encontrar una oferta muy grande para encarar tu proyecto en uno u otro perfil.

En todo trabajo mecánico, sea sobre una moto o un auto, cualquier modificación que hagamos en su estructura recaerá finalmente en el motor. En un proyecto de armado de una bicicleta, los efectos de las modificaciones o cambios sobre su base original terminará finalmente incidiendo en nuestro físico. 

Es tan importante como terminar bien el proyecto, saber que si modificamos o hacemos algo mal, entendamos que lo estamos haciendo mal. En fin, actuar con conocimiento para entender qué lograremos con las modificaciones que vayamos a encarar.

Tenemos que evaluar los detalles de la geometría de la bicicleta al momento de comprar o armar un proyecto. En el gravel la configuración no está normada, no hay una gravel ideal. Es la bicicleta más libre que existe y puede haber infinidad de modelos y configuraciones. 

En la Argentina, determinado por varios factores como precios elevados y oferta reducida mucha gente ha empezado a modificar cuadros para armar su gravel. La mayoría de los proyectos nacen de un cuadro todo terreno. Como las todo terreno salieron en tantas versiones desde 1990 hasta hoy, generan muchos problemas al momento de configurarla. Es acá donde tenemos que revisar la geometría de la bicicleta con mucho detenimiento.

¿Cuadro mtb o rutero?

Hay diferencias entre la geometría de una mtb y una de descenso, o entre la de una bici de ruta y una gran fondo. Si se va a empezar un proyecto gravel partiendo de una todoterreno el inconveniente lo encontramos en la inclinación del tubo de dirección. En éstas, para que la suspensión trabaje mejor, el ángulo del tubo tiende a volcarse hacia adelante. Ésto deja la horquilla más recta, y una horquilla más recta tiende a derrapar al momento de doblar en velocidad. 

Si tenemos que elegir un cuadro todo terreno es aconsejable buscar un cuadro 26 de los 80 o mediados de los 90. En esta época todavía la tecnología de la suspensión no estaba demasiado desarrollada en las bicicletas. Hay que buscar un cuadro que posea un ángulo del tubo de dirección similar al de las ruteras para priorizar la dirección.

Para identificar si una bicicleta es más viajera que ciclocross, observamos la distancia entre la rueda trasera y el caño del tubo de asiento. En una viajera la distancia es amplia, de dos o tres dedos, y en la gravel más ciclocross la distancia se reduce a un dedo. 

En en el cambio de tecnología hacia lo que se llamó sloping, los cuadros todoterreno se hicieron más largos para llegar a la pose ideal de manejo. Por el contrario el cuadro de ruta, técnicamente es más corto.

Ls cuadros todoterreno de diseño cuadrado (igual medida tubo horizontal y tubo vertical) son los más idóneos para proyectar bicicletas tipo gravel. Van a dar una geometría más cercana a las ruteras y esto resultará en mayor comodidad al utilizar los drops. 

La línea ideal

Al elegir un cuadro más largo, nos alejamos del punto ideal que es donde tendrían que quedar nuestros brazos a la hora de manejar. Se manifestará con dolores en las muñecas o mucho cansancio en los omóplatos al ir demasiado estirado. 

En un proyecto basado en una bici rutera, la línea ideal con respecto al eje delantero, debería darse contra el final del drop. Si se medería sobre una todoterreno, la línea ideal se daría sobre el punto de calce del stem. Es acá donde surgen los inconvenientes en la configuración cuando empezamos a armar una gravel sobre un cuadro todoterreno. 

Línea ideal cuadro de bicicleta gravel

Al comprar un cuadro todoterreno en el talle ideal y colocarle los drops la posición en la bicicleta se alargará. Para solucionar esto podemos comprar el cuadro un talle más chico (pulgada o pulgada y media menor). Así compensamos esa diferencia y lo acercamos al concepto rutero. 

Este inconveniente sucede últimamente en varias bicicletas que están saliendo al mercado. Varios usuarios al momento de empezar un proyecto optan por elegir cuadros híbridos nacionales como por ejemplo el Fad Nottingham. Este es un cuadro cercano a un todoterreno cuadrado, pero si uno calcula su talle ideal queda muy 29, haciéndose muy largo con drops.

El viejo cuadro 26

Se aconseja, en caso de empezar un proyecto gravel desde cero, optar por un cuadro 26 del 95/96 que tienen muy buen ángulo de horquilla. Podemos adaptar una horquilla 27,5 para convertirla a una gravel, o conseguir una rueda 700, ciclocross o gravel. 

El único cuidado con los cuadros 26 es que nos va a afectar el centro de gravedad al llevarlas a rodados 700, alterando la estabilidad. Al hacer estos acondicionamientos la altura del centro de gravedad se eleva y se hace más inestable generando una posición alta para el manejo. 

Hay que evaluar muy bien qué cuadro elegir para un proyecto gravel. Muchos tienen características que te permiten obtener grandes prestaciones y hay que saber considerarlas. Puente amplio para colocar ruedas anchas y despeje alto respecto la rueda delantera, ideal para los viajeros y el uso de bikepacking, entre otras.

Para terminar, tenemos que modificar el aspecto en la geometría de la bicicleta implica que hay que ajustar el resto de las partes. La geometría de la bicicleta funciona como un sistema, todas sus partes están vinculadas y se relacionan. Si no tenemos en cuenta esto estamos aumentando las probabilidades de lesionarnos o de sufrir algún tipo de accidente.

Te puede interesar

¿Te gusta este post?

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas una mejor experiencia.